La Corporación Nacional de Telecomunicaciones CNT EP dotará de conectividad a las familias y comerciantes de las zonas cero de Portoviejo, Manta y Bahía.

Es una realidad la construcción de las nuevas redes de comunicación para las familias afectadas por el terremoto del 16 de abril de 2016, antes del siniestro los habitantes contaban con los servicios de telefonía e internet a través de cobre, ahora la CNT los beneficiará con la nueva tecnología de fibra óptica hasta el hogar, que permitirá mayor velocidad en la conexión de internet y la transmisión de datos.

En Portoviejo, el área que se interviene corresponde a un polígono formado por las calles García Moreno, Espejo, Alajuela y Sucre, el objetivo es beneficiar a 2.880 habitantes, incluido el área del proyecto PRIZA (Plan de Reconstrucción Integral de las Zonas Afectadas); esta nueva red telefónica se conectará a la central del edificio que se construye en la 10 de Agosto y Francisco Pacheco.

En Manta, la infraestructura se despliega en la parroquia Tarqui, en el sector comprendido en las avenidas 102 y 113, desde las calles 113 y parte de la 114 hasta las calles 108 y parte de las 104 y 107, lo que favorecerá a 1.728 moradores.

En Bahía, se construye en las avenidas Malecón Alberto F. Santos y 3 de Noviembre entre las calles Marianita de Jesús y Bolívar, con la finalidad de brindar el servicio a 516 hogares.

A escala nacional, la CNT cuenta con más de 21 mil kilómetros de fibra óptica, lo que ha permitido conectar 200 cantones del territorio ecuatoriano. Hoy se incluye la construcción de nuevas redes de telecomunicaciones para beneficiar a los sectores más vulnerables, con el propósito de cerrar la brecha digital en el Ecuador.