La Corporación Nacional de Telecomunicaciones CNT EP ratificó el viernes en Samborondón su capacidad humana y técnica para enfrentar las secuelas de desastres naturales y restablecer progresivamente sus servicios para soportar las actividades de los ciudadanos durante las etapas de emergencia, habilitación y reconstrucción de las zonas afectadas. La gerenta general, Martha Moncayo, así lo aseguró durante el IV Simulacro Nacional de Tsunami en el perfil costero que organizó el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos.

Moncayo fue parte del ejercicio liderado por el presidente de la República, Lenín Moreno, y participó en las mesas técnicas de trabajo en las que se abordó las medidas a ser aplicadas por los organismos públicos para la superación de la emergencia y la instrumentación de los planes de reconstrucción. En esta actividad, que sirvió para fortalecer las capacidades del sistema de gestión de riesgo, participaron más de 100.000 personas que evacuaron a zonas seguras en el marco del simulacro.

La máxima ejecutiva de la empresa aseveró que, una vez estimada la magnitud de la emergencia y el diagnóstico de los daños ocasionados a la infraestructura, la CNT EP está en capacidad de emprender en las acciones necesarias para el restablecimiento en el menor tiempo posible de los servicios a la comunidad y los organismos de socorro, a fin de facilitar las tareas de identificación, comunicación, rescate y atención de la población afectada.

Moncayo hizo un análisis respeto del compromiso clave de la empresa: dotar de servicios de calidad a las comunidades afectadas respondiendo con la flexibilidad necesaria que impone la realidad asociada al daño causado, a los recursos disponibles y los plazos tentativos para el restablecimiento de, entre otros, del Servicio Móvil Avanzado (voz, mensajes de texto, video llamada, internet), Telefonía e Internet Fijo.

El ejercicio incluyó la activación de los Comités de Operaciones de Emergencias (COE) provinciales y cantonales correspondientes a las localidades de: Esmeraldas (Muisne, Esmeraldas y Atacames), Manabí (Jama, Manta, Pedernales, Parroquia Crucita del cantón Portoviejo, Puerto López, San Vicente y Sucre), Santa Elena (Santa Elena y Salinas), Guayas (Parroquia Posorja del cantón Guayaquil y Playas), Galápagos (Isabela, San Cristóbal y Santa Cruz) y El Oro (El Guabo, Huaquillas y Machala).

El simulacro se desarrolló con la finalidad de  fortalecer las capacidades de los actores del Sistema Nacional Descentralizado de Gestión de Riesgos, para mejorar el monitoreo y la respuesta ante tsunamis en la región costera e insular del país, a través de la gobernabilidad y la participación ciudadana.