La gerente general de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones CNT EP, Martha Moncayo Guerrero, aseguró el miércoles en Quito que las empresas públicas y el sector público en general deben profundizar las líneas de acción que aplican para potenciar la participación e inclusión de las mujeres, lo que podría redundar en la construcción de un “ecosistema laboral” que pueda ser replicado por los actores privados y mejorar las condiciones de vida de la mitad de la población del país.

“El servicio público responde a los principios de eficiencia, equidad e igualdad, y las instituciones públicas propenden a la presencia paritaria de hombres y mujeres en los cargos de libre nominación y designación. Esto explica que de casi 900.000 servidores públicos, el 50% son mujeres, incluyendo a los 500.000 servidores públicos del gobierno central”, aseguró Moncayo.

“Este nivel de participación es mayor al que la mujer tiene en el mercado laboral general. Es por tanto una responsabilidad del estado y la sociedad que este tipo de reglas se aplique también en el sector privado. Este porcentaje se mantiene por la existencia de procesos de selección regulados en donde el principal criterio son las competencias, y donde no existe el manejo discrecional de los salarios”, agregó.

El pronunciamiento de Moncayo se dio en el “II Encuentro de Mujeres Empresarias” con la ponencia “Sector público espacio para avanzar en la presencia igualitaria de género”. En el encuentro, Moncayo reiteró el trabajo realizado y el compromiso de la administración del presidente de la República, Lenín Moreno, para reducir la brecha de género en las instancias públicas y, en concreto, en las instancias de toma de decisiones. Sin embargo, aún hay camino que recorrer, incluso en las empresas públicas, como CNT EP, para alcanzar hitos que permitan mejorar la situación laboral de las mujeres, que son víctimas del desempleo y las brechas salariales.

“En las 22 empresas públicas, las mujeres ocupan 8.641 plazas, lo que apenas representa el 24,6% de la totalidad de funcionarios emplazados en estas estructuras. La representación de la mujer en estos espacios es inferior a la registrada en el sector público y en el mercado laboral global. Es decir que las empresas públicas debemos aún más. Estamos perdiendo como sociedad”, aseveró.

A agosto del 2019,  solo 33% de los colaboradores de CNT es mujer. En el caso del  nivel jerárquico superior, de las 57 gerencias y jefaturas 16 son ocupadas por mujeres, solo un 28%. Moncayo advirtió que estos hechos deben combatirse con la aplicación de políticas laborales inclusivas y la profundización de acciones que eviten la discriminación contra las mujeres.

“La apertura del gobierno del presidente Moreno ha permitido que las mujeres usen el poder en el mejor sentido de la palabra, y lo ha hecho con la convicción que la inclusión de mujeres en los espacios de toma de decisión también tiene un impacto significativo en las actitudes hacia ellas y su empoderamiento. Además reduce prejuicios y estereotipos e influye en el desempeño escolar de niñas y adolescentes”, dijo ante un auditorio compuesto por más de 1.000 mujeres de diferentes sectores.